Buscar
  • Andrés Arias

República Dominicana necesita un nuevo instrumento de compensación del ISR a empleados suspendidos

UN ANÁLISIS MOTIVADOR

LA DIRECCIÓN GENERAL DE IMPUESTOS INTERNOS (DGII)

DEBERÍA DEVOLVER/COMPENSAR PARTE DE LA RETENCIÓN DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA A EMPLEADOS SUSPENDIDOS.


Durante el año 2020, hemos sido testigos del esfuerzo de países en todo el mundo, incluyendo la República Dominicana, para implementar iniciativas que ayuden a mitigar los efectos económicos que ha provocado esta crisis sanitaria mundial del COVID-19.


En el caso de República Dominicana, en estos tiempos de Pandemia, es importante analizar como están siendo afectados los asalariados impactados por la suspensión de empleo, con la aplicación del actual régimen tributario, específicamente lo establecido para el Impuesto Sobre la Renta (ISR).


Para facilitar el entendimiento de este análisis, brevemente recordaremos dos conceptos clave:


1. Año Fiscal para los Asalariados, según el código tributario, es el ejercicio fiscal comprendido entre el 1ro de enero y el 31 de diciembre de cada año, sobre el cual deben pagar las rentas gravables las personas naturales residentes o domiciliadas en el país.


2. Tabla de Retenciones a los Asalariados, es el instrumento a través del cual la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), establece las tasas y la escala de renta anual (ingreso anual), para la recaudación por concepto de Impuesto sobre la Renta. Disponible en www.dgii.gov.do


ANÁLISIS DEL PROBLEMA


En la Republica Dominicana, las empresas deben retener mensualmente una proporción del impuesto sobre la renta a los asalariados, conforme al art. 307 del Código Tributario. El procedimiento definido para esto consiste en realizar una proyección lineal a 12 meses, usando como referencia la renta gravable de cada mes. Es decir, si un empleado tiene un ingreso devengado gravable de 50,000 pesos mensuales, se le deben retener la proporción de impuesto equivalente a un mes, a razón de una proyección de renta anual de 600,000 pesos (50,000 x 12). Aplicar esta operación resulta en la retención del monto de 2,297.25 pesos, conforme a la tabla anterior, Escala Retención Asalariados 2019 y 2020.


La escala de retención de asalariados establece diferentes tasas para cada nivel de renta anual, quedando instituido para el año 2020 que los montos inferiores a una renta anual de RD$416,220.01 quedan exentos del pago del impuesto sobre la renta y que a partir de dicho monto se debe tributar a diferentes tasas, tal como se muestra en la tabla anterior, Escala Retención Asalariados 2019 y 2020.

El problema reside en el método de cálculo lineal, ya que cuando existen variaciones en los ingresos mensuales, dentro de un mismo ejercicio fiscal (mismo año), se generan diferencias que deberían concebir compensaciones a ser devueltas al contribuyente. Esta situación ha sido agravada en los asalariados suspendidos; dado que al contar con periodos de ingreso “0”, el monto proyectado linealmente tiene una diferencia relativa muy alta. A continuación, presentaremos algunos ejemplos:


Ejemplo A:

Un empleado que devenga 45,000 pesos, trabajó de forma regular de enero a marzo, y logró volver a trabajar en septiembre con su mismo salario; es decir, no trabajó durante 5 meses.


Ingreso Total Anual = 45,000 x 7 = 315,000.00

Impuesto retenido = 1,547.25 x 7 = 10,830.75

Impuesto a pagar = 0, porque 315,000.00 es menor a 416,220.01


Conclusión: Conforme a la escala de impuesto sobre la renta (ISR), este asalariado debería estar exento del pago de ISR para el año fiscal 2020 y la DGII debería permitir compensar los 10,830.75 pesos retenidos.


Ejemplo B:

Un empleado que devenga 85,000 pesos, trabajó de forma regular de enero a abril, fue suspendido y luego logró volver a trabajar en septiembre, pero con un salario de 65,000 pesos; es decir, no trabajó durante 4 meses y cuando regresó, tenia un salario menor.


Ingreso Total Anual = (85,000 x 4) + (65,000 x 4) = 600,000.00

Impuesto retenido = (9,832.94 x 4) + (5,195.85 x 4) = 60,115.16

Impuesto a pagar = 600,000 – 416,220.01 = 183,779.99 x 0.15 = 27,567.00


Conclusión: Este ejemplo es mucho más impactante que el primero, dado que el asalariado percibe un monto mayor. Conforme a la escala de impuesto sobre la renta (ISR), este asalariado debe pagar 27,567.00 pesos, dado que su renta anual total para el periodo fiscal 2020 fue de 600,000.00 pesos; sin embargo, durante el periodo trabajado tuvo una retención total de 60,115.16. Esto significa que la DGII debería permitir compensar los 32,548.16 pesos de diferencia.


Con estos ejemplos se puede notar claramente como afecta a los empleados asalariados, la suspensión masiva de empleos generada durante la pandemia del COVID-19, en términos de impuesto sobre la renta.


El articulo 307 del Código Tributario dominicano, en su párrafo, dice:

Para los empleados y funcionarios que posean una única fuente de ingresos derivados del trabajo en relación de dependencia y que no perciban ningún otro tipo de rentas gravables, la retención que se les efectúe de conformidad con este artículo, tendrá carácter de pago único y definitivo del impuesto y los exime de la obligación de presentar su declaración jurada anual.”

En mi opinión, ese párrafo tenia el objetivo de simplificar el cumplimiento de las obligaciones tributarias para las personas naturales; mucho más, que el de crear la desventaja para éstas, imponiendo cálculos a sus tributos de forma mensual con base a tasas anuales, como si los escenarios laborales estuvieran previstos sin riesgos.


Actualmente, dentro de los trámites a gestionar en la DGII, existe el de Compensación de Saldo a Favor entre Impuestos para personas físicas y personas jurídicas, a través del cual las sociedades comerciales pueden reclamar sus compensaciones cuando existen excedentes en el pago de impuestos.


SUGERENCIA


Mi sugerencia es que la DGII revise la factibilidad del trámite Compensación de Saldo a Favor entre Impuestos para personas físicas y personas jurídicas o cualquier otra iniciativa, para crear un procedimiento simplificado que permita a las personas naturales ejercer su derecho a la compensación, tal como está definido para las sociedades comerciales; así, los ciudadanos podrán tributar de una forma mucho más justa.


El 2020 ha sido un año retador debido a la Pandemia del COVID-19, pero también, ha sido un año de mucho aprendizaje y de cambios. Me llenaría de entusiasmo saber que este tema sea revisado y analizado.



Andrés Arias

MPM, PMP, Lead Implementer ISO 9001

www.witrd.com

48 vistas0 comentarios